Pólvora

Pirotecnia

La pirotecnia es uno de los elementos básicos de las fiestas valencianas y su origen se remonta a los tiempos de la presencia musulmana en territorios valencianos. El programa de actos de las Fallas da un protagonismo especial a los espectáculos pirotécnicos, entre los que se encuentran manifestaciones autóctonas como la mascletà o el tro de bac. Los profesionales pirotécnicos dotan a la fiesta de un sonido que hace latir el corazón de una manera sorprendente, mezclando color y sonido en un equilibrio perfecto.

La despertà

El término “despertà” hace referencia al acto de despertar al vecindario haciendo explotar centenares de petardos a primera hora de la mañana, con el fin originario de que participe de los actos festivos organizados por la falla del barrio. Los falleros salen a las calles, aún de madrugada, armados con un estilo de petardo autóctono llamado “tro de bac”, que carece de mecha y explota al ser lanzado contra el suelo, provocando un ruido muy estridente.

Las mascletàs

Del 1 al 19 de marzo, a las 14h, en la Plaza del Ayuntamiento, se reúnen miles de personas para ver la mascletà, un espectáculo pirotécnico de entre 5 y 7 minutos de duración con un ritmo determinado, donde las explosiones de pólvora van de menos a más con un final apoteósico.

Es como un concierto de pólvora: los pirotécnicos estudian concienzudamente el ritmo de las tracas, las salidas aéreas y los silbadores, mezclándolos en un “in crescendo” espectacular que finaliza con el “terremoto”: la explosión en tierra de cientos de masclets de forma simultánea.

Castillos de Fuegos Artificiales

Son los espectáculos pirotécnicos que tienen lugar las noches del 15 al 18 de marzo en el Jardín del Turia (entre el Puente de la Exposición y el Puente de las Flores). El más espectacular y conocido es el de la Nit del Foc (noche del fuego). Tiene lugar la noche del 18 al 19 y sirve como preámbulo al gran día de las Fallas.

 

La cavalcada del foc

Espectacular cabalgata que, el día 19 de marzo, recorre una de las principales vías de la ciudad y que representa una apoteósica exaltación del fuego como espíritu de la fiesta y preludio de la cremà. Se trata de un festejo lleno de color y ruido, con carrozas, mecanismos gigantes, gente disfrazada de demonios, cohetes, pólvora, animación callejera, música… Todo ello, al anochecer, cuando se acerca la hora de que los ninots sucumban devorados por las llamas.

Copyright © 2017 by Socarrat